4-No te dejes influenciar por la publicidad y las promesas de tratamientos gratuitos. Con seguridad las terminarás pagando.